viernes, 9 de febrero de 2018

Superbe concert de Benjamin Biolay


En el marco del inicio de temporada 2018 de la Usina del Arte, el cantante francés presentó sus últimos trabajos con invitados especiales y mucha calidez para con su publico argentino. 


Benjamin Biolay se presentó en la Ciudad de Buenos Aires y Mar del Plata, promocionando su último disco "Volver", secuela de una nueva era en la carrera del gran artista y productor, en la cual se destaca su influencia y amor por el territorio latinoamericano y, más precisamente, por Argentina.

Con una banda proveniente de distintas partes del globo, salió al escenario montado en el parque de la Usina del Arte, en el marco de la celebración del inicio de una prometedora temporada de dicha institución. El público era variado en edades, como también en conocimiento de quien era el artista que estaba en el escenario: muchos fanáticos que el mismo Benjamin reconoció desde su último show en Buenos Aires, gente que apareció en motivo de las festividades de apertura de la Usina y admiradores del gran cantante argentino Emmanuel Horvilleur, quien sería el invitado especial en esta oportunidad.

El recital fue transmitido en vivo.
El show comenzó con una de las canciones más icónicas del artista, “La Superbe”, proveniente de su disco más premiado. Si bien para quienes conocemos la trayectoria del artista fue un excelente comienzo, el publico restante empezó a “entrar en onda” cuando se fue variando de estilos y ritmos, sobre todo con los más movidos y pegadizos. El publico en su totalidad ya se soltó a bailar cuando, junto con el cantante de  Illya Kuryaki and the Valderramas, interpretaron la canción “Roma (Amor)”  y “El hit”, siendo esta última el single promocional del próximo disco del artista argentino invitado.  

Quiero mencionar, para quienes son degustadores del jazz o en especial de la música de Keren Ann, que en ambas fechas se pudo escuchar la popular canción “Jardin D’hiver”. La misma fue compuesta y cantada originalmente por Benjamin Biolay y Keren Ann y fue gracias a esta gran melodía, amable a cualquier oído, que lograron establecer sus nombres como artistas en la escena francesa de la música popular. En esta oportunidad, Biolay fue acompañado de su bajista y cantante Nathy Cabrera, quien demostró tener una agradable voz que encaja perfectamente para entonar dulces estribillos como los que esta canción posee.

Agradecemos al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y a la producción y prensa de La Usina del Arte por regalar a los argentinos un show digno de apertura de ciclo. Quizás haya gente que recién el sábado pasado supo de la existencia del gran Benjamin Biolay, pero es innegable que hoy en día es uno de los productores y cantantes más renombrados de Francia. ¡Viva la música!